Greta cruzará el Atlántico para continuar la campaña climática

La activista climática sueca Greta Thunberg, de 16 años, anunció que viajará a Estados Unidos en un velero a mediados de agosto, para dar comienzo a su recorrida por el continente americano. Una vez allí, se unirá a las grandes manifestaciones climáticas que tendrán lugar el 20 y el 27 de septiembre, y hablará en la Cumbre de Acción Climática de las Naciones Unidas, organizada por el Secretario General António Guterres en la ciudad de Nueva York el 23 de septiembre.

 

Greta se está tomando un año sabático de la escuela, y su objetivo es asistir a una serie de eventos durante su estancia en América del Norte, reunirse con las personas más afectadas por el cambio climático, activistas del clima y tomadores de decisiones. También planea visitar Canadá y México. Luego, viajará a la conferencia climática anual de la ONU (COP25) en Santiago, Chile, entre el 2 y el 13 de diciembre, con planes de visitar otros lugares de América del Sur que son importantes para abordar la crisis climática.

 

Por la enorme cantidad de emisiones causadas por los viajes aéreos, las cuales se amplifican considerablemente dado a que se liberan a gran altura en la atmósfera, Greta decidió no viajar en avión  y elegir los medios de transporte menos intensivos en carbono a lo largo de su viaje hacia y a través de las Américas.

 

 

Tras meses de investigación, y considerando diferentes opciones, Greta cruzará el Atlántico en un barco de carreras carbono cero llamado Malizia II, un velero del tipo foiling construido en 2015 que está equipado con paneles solares y turbinas submarinas para generar electricidad a bordo.

 

Greta viajará acompañada por su padre Svante Thunberg y el cineasta Nathan Grossman de B-Reel Films, que documentará la travesía. El barco estará capitaneado por el corredor profesional Boris Herrmann y el fundador del equipo Malizia, Pierre Casiraghi, quienes están donando su tiempo y habilidades para ayudar a Greta a cruzar el Atlántico sin volar. El viaje está organizado conjuntamente por Greta y su familia, el equipo Malizia y B-Reel Films.

 

El equipo Malizia también desarrolló el Malizia Ocean Challenge, un proyecto para apoyar la educación sobre el clima oceánico y la vigilancia del CO2 oceánico. Este proyecto está afiliado a la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco, una organización benéfica que apoya el trabajo en temas ambientales y de cambio climático.

 

El barco saldrá del Reino Unido a mediados de agosto y llegará a la ciudad de Nueva York aproximadamente dos semanas después, sin hacer paradas en el camino. Las fechas exactas de salida y llegada dependerán de las condiciones climáticas.

 

La ciencia es clara. Debemos empezar a inclinar la curva de emisiones hacia abajo a más tardar en 2020, si queremos tener la oportunidad de mantenernos por debajo de los 1,5°C de aumento de la temperatura mundial. Todavía tenemos una ventana de tiempo en la que las cosas están en nuestras manos. Pero, esa ventana se está cerrando rápidamente. Por eso he decidido hacer este viaje ahora”, explicó Greta.

 

“Durante el último año, millones de jóvenes alzaron su voz para hacer que los líderes mundiales se den cuenta de la crisis climática y ecológica. Durante los próximos meses, los eventos en Nueva York y Santiago mostrarán si han escuchado. Junto con muchos otros jóvenes de las Américas y del mundo, estaré allí, aunque el viaje sea largo y desafiante. Haremos oír nuestras voces. Es nuestro futuro el que está en juego, y debemos al menos tener voz en él. La ciencia es clara y lo único que hacemos los niños es comunicar y actuar en en base a esa ciencia unida. Y nuestra demanda es que el mundo se una detrás de la ciencia.”

 

 

Para el regatista Boris Herrmann, el viaje representa una oportunidad única. “Greta es sorprendentemente valiente al enfrentarse a la ignorancia y la injusticia en relación con la crisis climática. No me sorprende que considere este viaje como algo perfectamente realizable para ella, teniendo en cuenta su coraje para hablar en voz alta y clara, incluso ante las personas más poderosas”, explicó.

 

Y agregó: “Soy consciente de mi responsabilidad y la de Pierre. Nos aseguraremos de que llegue a Nueva York de la manera más segura posible. Estoy encantado de que nuestra ambición deportiva y proyecto de navegación a vela puedan desempeñar un papel pequeño, pero espero importante, en la concientización sobre el reto más importante al que se enfrenta la humanidad en la actualidad. Me emociona que Greta nos haya elegido como la opción de menor emisión de carbono para cruzar el Atlántico, a pesar de la falta de comodidad para ella.”

 

Pierre Casiraghi, fundador del equipo Malizia, opinó que el viaje en velero será importante para visibilizar la emergencia climática. “Creo en aumentar la sensibilización sobre las crecientes emisiones globales y la contaminación debida a la actividad humana. Convencer a los gobiernos y a las instituciones internacionales para que den el paso y apliquen leyes que protejan a la humanidad y la biodiversidad es de suma importancia para el futuro de la humanidad. Greta es una embajadora que transmite un mensaje fundamental tanto para nuestra sociedad como para la supervivencia de las generaciones futuras”, destacó.

 

“El equipo Malizia y yo estamos orgullosos de llevar a Greta a través del Atlántico en este desafiante modo de transporte, desafortunadamente hoy en día esta es la única opción sin emisiones de combustibles fósiles. Esperamos que esto cambie en un futuro próximo. Respeto el coraje de Greta para emprender esta aventura y comprometerse plenamente, sacrificarse y luchar por probablemente el mayor desafío que enfrenta la humanidad”, completó.

 

Por último, el documentalista Nathan Grossman contó acerca de la producción audiovisual que implicará la travesía. “Como muchos, he sido asombrado Greta y su lucha por crear conciencia sobre la crisis climática. En el documental podremos seguir desde dentro cómo ella pasa de estar sentada sola fuera del parlamento sueco a convertirse en una activista mundialmente famosa. En este viaje, capturaré a Greta y a los equipos en un esfuerzo arduo para llegar a las Américas con la menor cantidad de emisiones de carbono posible, permitiendo que la audiencia se acerque tanto a las dificultades como a la belleza de viajar de esta manera”, concluyó.